Apple registra una nueva patente para impedir que los dispositivos se dañen al caer