El CEO de Orange afirma que Apple es menos arrogante que años atrás