Jailbreak

jailbreak, es el nombre que recibe el proceso de “vitaminación” del dispositivo, por mediación del cual, se puede modificar el sistema operativo e instalar aplicaciones y parches que permiten potenciar sus posibilidades.

Es por todos bien sabido, que los dispositivos de Apple funcionan a las mil maravillas, y este gran funcionamiento no es casualidad. Conjugan a la perfección el hardware de los dispositvos con el sistema operativo para asegurarse de que la experiencia de usuario sea lo más satisfactoria posible.

No obstante, esto que parece muy bueno, tiene también elementos en contra. El sistema operativo ha mejorado con las sucesivas versiones, pero todavía carece de muchas de las funcionalidades que hoy estamos acostumbrados a utilizar en otros sistemas. Por todo esto, una vez realizado el jailbreak al dispositivo e instalando una serie de parches y aplicaciones podremos disfrutar de ellas.

En ocasiones, una vez realizado el jailbreak, el dispositivo puede sufrir cuelgues u otros funcionamientos anómalos por la instalación de estos programas que no están controlados por Apple pero es un riesgo que merece la pena correr, ya que con las sucesivas revisiones de estos parches y aplicaciones se van solucionando.

Conviene saber que desde la llegada de las últimas versiones de iOS y con dispositivos cada vez más blindados podemos encontrar dos tipos de jailbreak:

  • Tethered jailbreak. Tiene el inconveniente que cada vez que apagamos el terminal o lo reiniciamos es necesario conectar por USB el dispositivo y ejecutar nuevamente la utilidad de jailbreak. El problema es que si apagas accidentalmente el dispositivo o se cuelga requiere realizar estos pasos para ponerlo en marcha y puede que no dispongas de los elementos necesarios.
  • Untethered jailbreak. Es el jailbreak ideal y más costoso de conseguir. Una vez realizado, el dispositivo funciona sin ningún requerimiento adicional. Podemos apagarlo o reiniciarlo sin problemas. No siempre está disponible y con cada actualización de iOS se hace más compleja su elaboración.

El tipo de jailbreak disponible dependerá del grado de avance en el desarrollo de estas utilidades.

Es importante saber que estos cambios son de software por lo que el dispositivo no se ve afectado y bastará con restaurar el iOS original desde iTunes para que todo vuelva a estar como el primer día. En este enlace puedes descargar las últimas versiones del firmware original de tu iDevice.

No hay que confundir el término jailbreak con Unlock. Este último tiene como finalidad desbloquear la operadora de telefonía al que está vinculado el terminal. Muy útil, por ejemplo, si se adquiere un teléfono en otro país. La posibilidad de realizar el Unlock está vinculada a la versión del baseband o firmware del módem.

Así mismo, es muy recomendable realizar una copia de seguridad de los SHSH. Unos certificados necesarios para poder retroceder (downgrade) a una versión anterior de iOS. La aplicación para realizar esta salvaguarda de los SHSH es TinyUmbrella. A partir de iOS 5, Apple ha cambiado la manera de validar estos certificados, de forma que sólo se firma el último iOS publicado. Para salvar este inconveniente, TinyUmbrella también almacena el AP ticket necesario para realizar el retroceso a una versión anterior a la vigente.

Jailbreak

Descarga TinyUmbrella para OS X y Windows desde la página oficial

Para conocer si existe la posibilidad de realizar el jailbreak y el Unlock en tu iDevice, disponéis del asistente jailbreak Wizard al principio de esta página. Una vez muestre la utilidad apropiada, podéis descargarla pulsando directamente sobre el enlace.

Si tenéis dudas de cómo realizar el jailbreak o tenéis algún problema, podéis consultar o formular vuestras preguntas en la sección jailbreak del foro.