La policía de Nueva York tiene una unidad para recuperar dispositivos Apple robados